Menu Screen Reader

Menu Utilidades

Elegir Idioma

  • Imprimir
  • Contactar

Buscador

8

ORIENTACIÓN AL USUARIO

Está usted en:
  • Imprimir

Riba-roja pone en marcha los primeros diez huertos urbanos en residencial La Reva

Las personas beneficiarias dispondrán de 55 metros cuadrados para el cultivo y una zona común destinada a al almacenaje de aperos, compostadores y sombraje.

25 de enero de 2019

El Ayuntamiento de Riba-roja dispondrá en marzo de los primeros diez huertos urbanos en Residencial La Reva, de un total de 30, que se destinarán a la integración de personas mayores, jóvenes en edad escolar y otros colectivos, a través de la agricultura. El objetivo fomentar el cultivo ecológico, producir alimentos sanos, frescos, recuperar la variedad hortícola tradicional de la región a la vez de contribuir a la recuperación de un entorno actualmente desatendido y degradado.

Cada huerto tendrá una dimensión aproximada de 25x20 y dispondrán de toma de agua, vallado perimetral y una puerta de acceso individual. Además la zona de cultivo tendrá fácil acceso y una zona de aparcamiento cercana para favorecer a los concesionarios que puedan descargar los materiales para su trabajo.

Estarán divididos en cuatro zonas y se habilitará un espacio común en el que se instalará una caseta para aperos, una pérgola, dos bancos de picnic y dos compostadores.

“Con esta acción, ponemos a disposición de la ciudadanía un espacio de práctica de la agricultura con la doble vertiente de ocio y de autoconsumo propio, siguiendo las directrices de la Ordenanza reguladora de los Huertos Municipales aprobada en enero de 2017, al mismo tiempo que revitalizamos una zona degradada y favorecemos la interacción entre los colectivos”, asegura el concejal de Agricultura, Rafa Folgado

La iniciativa municipal -aprobada en sesión plenaria por unanimidad- pretende extenderse al máximo de terreno público, alrededor de 10.000 metros cuadrados, aunque dependerá de la demanda de los usuarios y de la cantidad económica que recibirá el Ayuntamiento de Riba-roja por parte de la Diputación de Valencia para la puesta en marcha de este proyecto.

En cada una de las zonas del término municipal se destinará un 50 % de los huertos a particulares, otro 30 % a desempleados o con riesgo de exclusión social, un 10 % para los colegios y, por último, el restante 10 % para las asociaciones municipales. Se exigirá el requisito de ser residente en Riba-roja, estar empadronado un mínimo de un año y se tendrá en cuenta la cercanía de los huertos a la vivienda de los demandantes.

Entre los objetivos que persigue la iniciativa municipal destacan el fomento de una alimentación sana y saludable, crear espacios libres alternativos en contacto con la naturaleza, ofrecer un espacio de esparcimiento y actividad, recuperar espacios inutilizados o desaprovechados, cultivar alimentos a las personas demandantes de ayuda social, implicar al gobierno local y a los ciudadanos en la conservación de la biodiversidad y el fomento de la participación ciudadana y desarrollo sostenible.

La adjudicación de huertos de reserva social, según fuentes municipales, tendrá en cuenta un informe previo favorable de Servicios Sociales y una puntuación que obtendrán si no han disfrutado de anteriores convocatorias -10 puntos- todos los miembros de la familia en paro -8 puntos-, algunos miembros sin empleo -5 puntos-, e ingresos familiares de 0 a 12 puntos en función de la cantidad percibida.

Los huertos de reserva particular se adjudicarán en función de los hijos a su cargo, 8 puntos, y la situación de desempleo del demandante, otros 6 puntos, si el solicitante es mayor de 55 años recibirá 3 puntos y la cercanía al propio huerto otros 3 puntos. La adjudicación de los huertos para los centros educativos se concederán según la existencia de un programa de actividades periódicas en los huertos -12 puntos- y la cercanía a los huertos, otros 8 puntos.

Por otra parte, queda prohibida la venta de los productos cultivados, se revocará la adjudicación por el abandono de más de 3 meses, las parcelas tendrán que estar limpias y conservadas, obligación de utilizar sistema de riego a manta, prohibición del uso de productos fitosanitarios o abonos químicos y la presencia de animales o ganado en el interior de los huertos.